Colección

Lucas y Oso

José Campanari & Kristina Andres

ISBN 978-84-9871-241-4

14,90

Cantidad:
INFORMACIÓN
  • Páginas 40 págs.
  • Encuadernación cartoné
  • Medidas 25x23 cm
  • Publicación julio 2010

—Haz pis antes de acostarte

-le recordó su madre.

Lucas miró debajo de la cama

y, abrazado a Oso, se durmió.

 

El pequeño Lucas planeaba atrapar al monstruo de la jarra de agua, que mojaba su cama cada noche. Para ello, contaba con la ayuda de su fiel y leal amigo Oso.

 


Descripción

—Haz pis antes de acostarte

-le recordó su madre.

Lucas miró debajo de la cama

y, abrazado a Oso, se durmió.

 

El pequeño Lucas planeaba atrapar al monstruo de la jarra de agua, que mojaba su cama cada noche. Para ello, contaba con la ayuda de su fiel y leal amigo Oso.

 

Este relato de José Campanari aborda con tacto, naturalidad y la dosis justa de humor procesos de maduración complicados para los más pequeños: dejar de hacerse pis en la cama y el primer día de colegio.

Lucas y Oso revela desde el principio la preocupación del pequeño por atrapar al monstruo de la jarra de agua, a quien él atribuye que su cama aparezca mojada al despertarse. A esta inquietud, se le suma el comprensible nerviosismo que supone el primer día de escuela.

 

En esta nueva colaboración con OQO, Campanari vuelve a abordar pequeños conflictos cotidianos, tal y como hizo en ¿Y yo qué puedo hacer? o ¡Sígueme! (una historia de amor que no tiene nada de raro) y lo hace con la sensibilidad que caracteriza todos sus textos. En Lucas y Oso, nos presenta a un niño valiente, dispuesto a enfrentarse a su problema con la mejor arma de que disponen los pequeños: la imaginación, aliada perfecta para evitar complejos o traumas.

Además, Lucas cuenta para ello con la imprescindible comprensión de sus padres. Estos aciertan en el modo de alentarlo para que poco a poco estas visitas nocturnas dejen de producirse y también lo hacen en la forma de resolver la pequeña catástrofe: obvian cualquier castigo o burla. Este método lo único que consigue es agravar este problema, ya que frustra y aumenta la inseguridad de un niño.

La ternura del protagonista también la provoca su bondad; arriesgándose en sus pesadillas para proteger a su inseparable escudero de peluche y alter ego, Oso. E incluso cuando le atribuye —con la picardía propia de todo niño— que la cama aparezca mojada, sale en su defensa al presentarlo como víctima del monstruo de la jarra de agua.

El mundo de fantasía que Lucas y Oso viven cada noche, en su hazaña onírica de atrapar al monstruo de la jarra de agua, es recreado al detalle por Kristina Andres. Sus ilustraciones están repletas de divertidas y diminutas criaturas que viven situaciones graciosas y surrealistas, en una narración visual paralela, muchas veces independiente de la trama principal de Lucas y su amigo Oso.

Este estilo característico de la ilustradora alemana propicia nuevas lecturas llenas de humor, como las que nos encontramos en su primer trabajo con OQO, El puchero trotón y que también disfrutaremos en Lucas y Oso, un álbum para ayudar a los más pequeños a dejar de avergonzarse por un hecho que creen —erróneamente— que solo les ocurre a ellos.

 

Texto de José Campanari

Ilustraciones de Kristina Andres