Colección Q
Agotado

Tres hermanas ladronas

Txabi Arnal & Elena Odriozola

ISBN 978-84-96788-06-0

14,00

Este producto está agotado.

INFORMACIÓN
  • Páginas 64 págs.
  • Encuadernación cartoné
  • Medidas 15x20 cm
  • Publicación enero 2007

Las tres hermanas Fernández no conocían otro oficio que el de robar. Oculta, la mayor, escondía cuanto robaba y vivía como una miserable; Lucía, la mediana, con sus latrocinios vivía como una artista de cine; Justa, la más joven, sólo se apropiaba de lo necesario para vivir. Las tres tenían una obsesión: brillar más que el sol. Y para lograrlo lo intentaron todo: tumbarse desnudas sobre joyas, robar el agua de un riachuelo, bañarse desnudas a la luz de la luna…


Descripción

Las tres hermanas Fernández no conocían otro oficio que el de robar. Oculta, la mayor, escondía cuanto robaba y vivía como una miserable; Lucía, la mediana, con sus latrocinios vivía como una artista de cine; Justa, la más joven, sólo se apropiaba de lo necesario para vivir. Las tres tenían una obsesión: brillar más que el sol. Y para lograrlo lo intentaron todo: tumbarse desnudas sobre joyas, robar el agua de un riachuelo, bañarse desnudas a la luz de la luna…

 

 

Txabi Arnal nos ofrece una divertida historia, en la que el humor y la ironía tienen un especial protagonismo. Las tres hermanas ladronas, en su obsesivo deseo por acumular riquezas, ansían lo imposible. Ni el oro, ni las más lujosas joyas colman sus delirios de grandeza, pero todo cambiará cuando Oculta, Lucía y Justa descubran que no es oro todo lo que reluce y que sólo el afecto y la ternura harán brillar de verdad sus corazones (más, incluso, que el sol del verano).

 

Elena Odriozola, por su parte, ha creado unas imágenes de gran delicadeza, con la sutileza de trazo que caracteriza su trabajo. Realiza, a su vez, atractivos juegos conceptuales con los personajes, las escenas y las distintas composiciones. Con el texto como punto de partida para mostrar su particular interpretación de la historia desde su imaginario artístico, su especial tratamiento de las texturas, incorpora el cromatismo en toda su simbología y una singular arquitectura de imágenes, que juega con paralelismos entre las distintas ilustraciones. Hay que recordar por último, que Elena Odriozola recibió en el 2006 el segundo Premio Nacional de Ilustración por la obra La princesa que bostezaba a todas horas.

 

 

Texto de Txabi Arnal

Ilustraciones de Elena Odriozola