Colección O

Tres deseos

Eva Mejuto & Gabriel Pacheco

ISBN 978-84-96788-34-3

13,50

Cantidad:
INFORMACIÓN
  • Páginas 36 págs.
  • Encuadernación cartoné
  • Medidas 25x23 cm
  • Publicación junio 2007

Soñar en noches de luna, trae fortuna. Podéis pedir tres deseos, decía el misterioso papel que se coló por la chimenea, justo cuando dos viejecitos estaban asando un pedazo de pan. Dentaduras de oro, trajes elegantes, un palacio de diamantes… ¡Qué difícil escoger…! Entonces la viejecita pensó que con un chorizo metido en el pan, pensaría mejor. Y, de repente… zas!, se le apareció un chorizo. Acababa de malgastar su primer deseo!

 

 


Descripción

Soñar en noches de luna, trae fortuna. Podéis pedir tres deseos, decía el misterioso papel que se coló por la chimenea, justo cuando dos viejecitos estaban asando un pedazo de pan. Dentaduras de oro, trajes elegantes, un palacio de diamantes… ¡Qué difícil escoger…! Entonces la viejecita pensó que con un chorizo metido en el pan, pensaría mejor. Y, de repente… zas!, se le apareció un chorizo. Acababa de malgastar su primer deseo!

 

 

¿Cuántos sueños caben en tres deseos? Este cuento, adaptado de la tradición oral portuguesa, nos habla del poder de los sueños, de la suerte que aparece y desaparece caprichosa delante nuestros ojos, y de que mientras tengamos afecto y sueños por cumplir, seremos felices.

 

Son muchas las variantes que esta historia presenta en función del país; en Inglaterra, en lugar de un chorizo, el elemento que se les aparece a los ancianos y acaba por sustituir a las riquezas soñadas es un pudin de chocolate. También existe una variante puertorriqueña que nos presenta a una abuela, que tras desperdiciar un deseo, ve como su marido pide que le salgan orejas de burro.

 

Gabriel Pacheco colabora con unas ilustraciones de gran poder evocador. De principio a fin, juega con los recursos escénicos e introduce elementos que aumentan la carga simbólica del texto: como el juego de la luna, que con su ovillo teje y desteje la fortuna de los protagonistas, las llaves, las cerraduras… Relevante es también la elección del color, recurso clave, en relación con las emociones y con el momento —real o deseado— representado.

 

 

Texto de Eva Mejuto, a partir de un cuento tradicional portugués

Ilustraciones de Gabriel Pacheco