Colección O
Ahora mismo este producto está agotado.

La princesa que bostezaba a todas horas

Carmen Gil & Elena Odriozola

ISBN 978-84-96573-06-2

13,50

Este producto está agotado.

La princesa no hacía más que bostezar y, como los bostezos son tan contagiosos, todo el palacio andaba con la boca abierta: el rey, la reina, los ministros…, hasta el gato y el perro del jardinero bostezaban. El rey trataba de contentar a su hija con todo lo que tenía a su alcance, pero sus intentos eran inútiles. Un día, mientras paseaba por los jardines, el hijo de un criado de palacio se acercó a la princesa y…

 


Descripción

La princesa no hacía más que bostezar y, como los bostezos son tan contagiosos, todo el palacio andaba con la boca abierta: el rey, la reina, los ministros…, hasta el gato y el perro del jardinero bostezaban. El rey trataba de contentar a su hija con todo lo que tenía a su alcance, pero sus intentos eran inútiles. Un día, mientras paseaba por los jardines, el hijo de un criado de palacio se acercó a la princesa y…

 

Un relato divertido, sencillo y eficaz que, con acento poético, le saca gran partido al lenguaje y subraya el valor de la amistad con un mensaje claro y directo para los lectores: … ni bolas de helado, ni colchones de pluma, ni elefantas amarillas alegran el corazón de las princesas tanto como un buen amigo. Un cuento para que los niños aprendan a reconocer los valores y a disfrutar plenamente de la infancia. Porque en una sociedad a menudo amenazada por el consumo, conviene que no olviden la importancia de las relaciones humanas, del juego tradicional y de la experimentación como actividades indispensables para conocer el mundo y establecer lazos afectivos. Las ilustraciones de Elena Odriozola, de trazo delicado e intimista, con una paleta de colores suave y contenida, resuelven de manera eficaz, tanto técnica como conceptualmente, una secuencia de situaciones en las que la sutileza y la finura sobresalen, como rasgos dominantes de esta excelente propuesta plástica.

 

Además, el libro fue galardonado en 2006 con el SEGUNDO PREMIO A LAS MEJORES ILUSTRACIONES en la categoría de Libro Infantil y Juvenil, otorgado por el Ministerio de Cultura.

 

Texto de Carmen Gil

Ilustraciones de Elena Odriozola