Colección O

La caja de los recuerdos

Anna Castagnoli & Isabelle Arsenault

ISBN 978-84-9871-077-9

14,00

Cantidad:
INFORMACIÓN
  • Páginas 40 págs.
  • Encuadernación cartoné
  • Medidas 25x23 cm
  • Publicación julio 2010

Era una caja con una estrella rota:

No valía gran cosa.

 

El valor de un objeto reside en la carga afectiva que le atribuimos. Por estos motivos, a lo largo del tiempo los lazos emocionales que nos atan a ellos suelen variar y lo que creíamos que no valía gran cosa acaba convirtiéndose en precioso, tal y como le sucede a la niña protagonista de esta historia de Anna Castagnoli e Isabelle Arsenault.

 


Descripción

Era una caja con una estrella rota:

No valía gran cosa.

 

El valor de un objeto reside en la carga afectiva que le atribuimos. Por estos motivos, a lo largo del tiempo los lazos emocionales que nos atan a ellos suelen variar y lo que creíamos que no valía gran cosa acaba convirtiéndose en precioso, tal y como le sucede a la niña protagonista de esta historia de Anna Castagnoli e Isabelle Arsenault.

 

La caja de los recuerdos nos hace partícipes de este pequeño, pero importante, aprendizaje vital que dura toda la vida. La narración directa y sencilla en primera persona con la que Anna Castagnoli da voz a la protagonista, nos traslada a la infancia y a la constante renovación de ilusiones que se producen en esta etapa.

La prosa poética de la autora italiana contagia el optimismo, la sensibilidad y la generosidad de la protagonista ante otro aprendizaje: nada ni nadie nos pertenece y hay que saber dejar ir.

La niña comprende rápidamente que la canica, el rotulador de punta fina, tres piedras a las que había puesto nombre, la hoja seca bordada, un pajarito de lana y una pulsera con perlas falsas, pero iguales a las de verdad, que guardaba en la cajita pueden recuperar ese significado afectivo en otros, al igual que le sucedió a ella con esta caja heredada de su madre. Los objetos pueden sorprendernos creando en nosotros un nuevo sentimiento, como ocurre con las personas, del mismo modo que una perla surge en una ostra.

 

Esta evolución-aprendizaje es evidente en las imágenes de la ilustradora canadiense Isabelle Arsenault. La presentación realista de las primeras páginas se vuelve cada vez más surrealista y abstracta a medida que la pequeña se desprende de los objetos y muestra su generosidad y capacidad para emprender una nueva etapa.

“Me imaginé a la niña como una pequeña mimada, rodeada por muchos juguetes, que realmente no la hacen feliz. Ella decide dejar ir todos los objetos contenidos en la caja y esto le permite más espacio para su imaginación”, argumenta Arsenault.

De este modo, con el cambio de estilo de las imágenes, la ilustradora busca transmitir la transformación “de menos material a más espiritualidad” que se produce en la pequeña, ahora “más libre” y con “mayor capacidad de evocación”.

Arsenault, en su primera colaboración con OQO, hace uso de la acuarela y el collage para dar vida a una historia que confirma que los afectos, como la energía, nunca mueren, sino que se transforman.

 

Texto de Anna Castagnoli

Ilustraciones de Isabelle Arsenault

Traducción del italiano de Anna Castagnoli y Marisa Núñez