Colección Q
Ahora mismo este producto está agotado.

Caminos sin nombre

Anna Castagnoli

ISBN 978-84-96788-46-6

13,50

Este producto está agotado.

Un gorrión en un campo nevado desierto, una tortuga que camina lentamente por el jardín, una estrella fugaz, una araña que lanza su primer hilo de plata… No todos los caminos tienen nombre. Pero con orejas de murciélago o con orejas submarinas y con palabras de colibrí, podemos oír y cantar la poesía de las pequeñas cosas que nos rodean.

 

 

Prosa poética, lenguaje directo y palabras sencillas para una voz melancólica que recuerda la infancia.


Descripción

Un gorrión en un campo nevado desierto, una tortuga que camina lentamente por el jardín, una estrella fugaz, una araña que lanza su primer hilo de plata… No todos los caminos tienen nombre. Pero con orejas de murciélago o con orejas submarinas y con palabras de colibrí, podemos oír y cantar la poesía de las pequeñas cosas que nos rodean.

 

 

Prosa poética, lenguaje directo y palabras sencillas para una voz melancólica que recuerda la infancia.

 

Es la voz de un adulto que anima a los niños a escuchar con orejas de caracola, a que abran los ojos y presten atención a los caminos sin nombre, caminos silenciosos, como una estrella fugaz que cae, como una araña que lanza su primer hilo de plata hacia la rama más alta, como una garza que traza una línea en el cielo, en su vuelo hacia el norte…

 

Anna Castagnoli crea un discurso armónico de gran calidad plástica y literaria, con una atmósfera misteriosa y cautivadora, que invita a los niños a fijarse en los pequeños detalles que les rodean. A ello, hay que añadir que la percepción temprana de la lírica, resulta de gran utilidad para apoyar su proceso de maduración intelectual.

 

Las imágenes engarzan a la perfección con las palabras, y ayudan a crear un universo paralelo de detalles, símbolos, metáforas y poesía dentro de nuestro mundo cotidiano. De repente, fijamos la mirada en las pequeñas cosas que tenemos cerca y descubrimos que son las más grandes.

 

 

Texto e ilustraciones de Anna Castagnoli